Bienvenido Calistenico a un nuevo articulo de Sons Of Calisthenics. 

Existen nutrientes que son esenciales. Esto significa que nuestro organismo no los puede producirlos. Uno de los más importantes de esos nutrientes esenciales es el Omega 3. Una grasa clave para nuestra salud de la cual hoy en día consumimos cada vez menos.

¿Qué es el Omega 3?

Como muchos otros nutrientes esenciales, necesitamos al Omega 3 para un sinfín de procesos en nuestro cuerpo y, cuando no tenemos las cantidades suficientes de este ácido graso, vamos a sufrir las consecuencias en nuestro organismo.

Bajos niveles de Omega 3 están asociados con trastornos como el síndrome de déficit de atención, mayor tendencia a la depresión, problemas relacionados con la memoria, problemas oculares, mayor tendencia a la hipertensión y otros problemas cardiovasculares, caída del cabello, dermatitis…

Ahora bien, existen diferentes tipos de Omega 3 con funciones y beneficios diferentes: DHA (docosahexaenoic acid), EPA (eicosapentaenoic acid) y ALA (alpha-linolenic acid), entre otros tipos. Y, a su vez, estos se encuentran en diferentes alimentos y en diferentes proporciones.

  • En primer lugar, el Omega 3 DHA es particularmente bueno para nuestro cerebro, para nuestro corazón y para nuestros ojos.
  • En segundo lugar, el Omega 3 EPA tiene beneficios para la visión, beneficios para el corazón y ayuda a reducir la inflamación específicamente, y un aporte también beneficioso para el cerebro, aunque menor que el tipo DHA.

Estos dos tipos de Omega 3 han mostrado no solamente resolver cuadros de déficit de atención, si no, también, mejorar cuadros psiquiátricos importantes cuando se usan alta dosis.

  • Y en tercer lugar, el Omega 3 ALA es principalmente beneficioso para todo lo que es cardiovascular. También tiene algunos beneficios antiinflamatorios y cerebrales pero en menor medida que los tipos EPA y DHA. Esta variante es especialmente efectiva para modificar nuestro patrón de colesterol en sangre y reducir así el riesgo de problemas cardiovasculares.

Como hemos comentado anteriormente, existen diferentes fuentes de Omega 3 y en diferentes proporciones de cada uno de ellos:

  • Las fuentes principales de los tipos DHA y EPA son provenientes del mar como el pescado y las algas, aunque también podemos encontrarlos en huevos y carnes.
  • El tipo ALA lo encontraremos principalmente en frutos secos como las nueces, y también en semillas como la chía y el lino. 
  • También es posible obtener las cantidades necesarias para nuestro organismo de Omega 3 con suplementos de pastillas de estos aceites grasos.

Entonces, ¿Cuánto Omega 3 debemos consumir?

Lo primero que hay que tener en cuenta es que no todos absorbemos estos aceites en nuestro organismo de la misma manera.

Dependiendo de tus niveles de absorción necesitarás más o menos cantidades.

Lo ideal es llevar una nutrición balanceada y saludable que incluya los alimentos antes mencionados como fuentes de Omega 3. Es decir, que si tu dieta incluye pescados, algas, mariscos, huevos, carnes rojas, frutos secos y semillas, etc, siempre en cantidades saludables, no debería preocuparte la falta de Omega 3 en tu organismo. 

Aunque no hay un consenso científico y, como ya hemos dicho, depende mucho de los niveles de absorción de cada persona concreta, estaríamos hablando de alrededor de 1g-2g diarios de Omega 3 especialmente de los tipos EPA y DHA.